Bullying: Detecta si tu hijo es una víctima y aprende a evitarlo.

  • 0 comments

A veces cierto grado de golpes, pellizcos y en general ser un poco “molestones” es normal en niños de preescolar. Sin embargo, cuando un niño disfruta de lastimar a otros, en lugar de solo acercarse a otros de manera sociable, pueden deliberada y sistemáticamente encontrar maneras de lastimar a sus víctimas – y puede que incluso encuentren eso divertido.

El “Bullying” puede causar una enorme cantidad de estrés, miedo y ansiedad en los niños pequeños y ese tipo de comportamiento no sólo afecta a las víctimas. Hay estudios que muestran que los que fueron “bullies” de pequeños son más propensos como adultos a ingerir drogas y alcohol, abusar de sus parejas, verse involucrados en actividades delictivas y tener malas relaciones en general con la sociedad.

Puede que tu hijo este siendo víctima del “bullying” si:

  • De repente siente miedo de ir a la escuela.
  • Se queja de dolores de cabeza o estomago sin motivo aparente.
  • Esta de mal humor o se queja demasiado.
  • Regresa a casa con moretones o heridas sin explicación.
  • Esta retraído o deprimido.
  • Habla de un niño en particular que le hace cosas malas.
  • Tiene problemas concentrándose.
  • Evita el contacto visual cuando le preguntas acerca de su escuela.

¿Qué puedes hacer como padre si crees que tu hijo sufre de “bullying” en la escuela? Aquí hay algunos consejos que puedes seguir para manejar la situación:

La comunicación es la clave: Si sospechas que tu hijo esta siendo “bulleado” en la escuela, dile que tu le puedes ayudar con la situación si te dice que es lo que esta pasando. Si tu pequeño se siente asustado y avergonzado, utiliza libros como una manera indirecta de abrir las líneas de comunicación.

Habla con la maestra o maestro: Aunque los adultos siempre están presentes en preescolar y las guarderías, con tantos niños por ahí no puede ser posible que los maestros se enteren de todo lo que sucede. Por lo general los “bullies” prefieren atacar cuando los adultos no los ven, por eso es importante hablar con el maestro o maestra para que este alerta de la situación y pueda prestarle una mayor atención a tu hijo y a su “bully”.

Toma ventaja de la posibilidad de visitar el colegio durante horas de clase: Muchos kinders y preescolares permiten a los padres visitar las instalaciones mientras no interfieran con las actividades. Si es así, trata de hacer visitas periódicas sin avisar al salón de tu hijo. Estas visitas sorpresa mantendrán al personal alerta y reducirán la posibilidad de que tu hijo sea atormentado por un “bully”.

Agenda una cita para hablar con los otros padres: Cuando un niño pequeño abusa de otros, su comportamiento regularmente es aprendido por experiencias en casa como el abuso intrafamiliar, programas de televisión inapropiados, escuchando a sus hermanos burlarse de otros o siendo ellos mismos víctimas de “bullying”. Trabaja con el personal administrativo del colegio para programar una cita con los padres del “bully” para que estén enterados de su comportamiento; sin embargo, no te sorprendas de que los padres de este no quieran cooperar, sean apáticos y estén en negación.

Haz a tu hijo a prueba de “Bullies”: Dale a tu hijo las herramientas que necesita para hacerse cargo de un “bully”. Enséñale a hacerle frente, ver al “bully” a los ojos, decirle a un adulto y evitar estar sólo. También puedes empoderar a tu hijo ayudándole a practicar lo que le dirá al niño que lo molesta la próxima vez que se le acerque. Los niños con confianza en sí mismos son menos propensos a ser víctimas de los “bullies” así que encuentra la manera de ayudarle a levantar su autoestima.

Considera un cambio de salón: A veces el “bullying” puede ser tan agresivo que tus esfuerzos por detenerlo pueden resultar nulos. Si crees que no estas yendo a ningún lado, habla con la directora de tu escuela sobre mover a tu hijo a otro salón. (Esto sólo como último recurso.)

El “bullying” en preescolar sucede mucho más seguido de lo que debería, y si tu hijo es una de las desafortunadas víctimas, no solo le digas que “tiene que ser más fuerte” y lo dejes sólo frente al problema. Toma medidas para proteger a tu pequeño levantando la voz, visitando la escuela y dándole a tu hijo las herramientas necesarias para evitar ser víctima del “bullying”.

Share Social

About the Author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *