Ansiedad y estrés por el regreso a clases

  • 0 comments

Cada nuevo ciclo escolar produce sentimientos encontrados: es oportunidad para conocer y hacer amigos, y adquirir aprendizaje, pero también implica enfrentar el miedo a lo desconocido, al cambio, a no cumplir las expectativas y no alcanzar las metas.

Los niños poco sociables pueden mejorar sus habilidades interpersonales y los que eran amigueros y populares pueden tener dificultad para socializar y ver perjudicado su aprovechamiento académico.

Para alumnos, profesores e incluso para los padres de familia, cada año es una etapa más a la que deben adaptarse y evolucionar para vivir nuevas experiencias y obtener mayor aprendizaje.

Resulta difícil la separación de padres e hijos, que –regularmente– durante las vacaciones pasan más tiempo juntos, conviven y fortalecen la relación de cercanía y protección.

Y cada año se repite un fenómeno curioso: a las esperadas vacaciones le sigue una especie de “resaca” moral y económica, ya que en casa nos espera una cantidad enorme de pendientes: uniformes, libros, útiles escolares, visitas al dentista, al ortodoncista, al oftalmólogo, al pediatra, pago de colegiaturas, de transporte,  inscipción a clases y actividades extraescolares; es cuando surge el estrés por el regreso a clases.

 

Algunos recursos útiles para manejar mejor el regreso a clases, son:

1.   Organizar las ideas. Aunque pensar en todo lo que hay por hacer es angustiante, es importante escribir una lista de pendientes.

2.   Programar actividades. Es conveniente calendarizar dando prioridad a lo más importante.

3.   Hacer un presupuesto. Estimar los costos a cubrir de acuerdo con la calendarización para pagar cada cosa en el momento apropiado.

4.   Revisar, simplificar y reducir gastos innecesarios. Probablemente el uniforme, la mochila y algunos útiles escolares se pueden reciclar.

5.   Compartir tareas. Trabajar en equipo con personas en la misma situación, libera de ocupaciones y pueden realizar intercambios benéficos de libros, útiles y uniformes.

6.   Anticipar. Lo mejor para la próxima vez será adelantar actividades como la visita al pediatra y al odontólogo, así como algunas compras. Incluso hay colegios que ofrecen descuentos en pagos anticipados.

 

Lo fundamental es contar con la información necesaria y calcular el tiempo que tomará cada asunto para no entrar en pánico, queriendo hacer todo la última semana de vacaciones, cuando todo está agotado y es más complicado y caro.

Hay que recordar que el aprendizaje de los hijos es un “proceso continuo” y que todo el tiempo están observando y aprendiendo de sus padres, es decir: hijos de padres que viven de forma desordenada y con esquemas de derroche o deuda tenderán a vivir de igual forma, mientras que los que ven orden en sus padres y apego a un presupuesto, tenderán a vivir ordenadamente.

 

La Dra. Marina Berti es psicoterapeuta clínica.

Fuente: Revista Mira

revistamira.com.mx

Share Social

About the Author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *